Páginas vistas en total

miércoles, 17 de octubre de 2018

TARDES



Cuando su novia sale a visitar a la familia, el apuesto joven aprovecha para un desahogo anónimo. Sale con una camiseta y un short algo ajustado al centro comercial, a ese gym ya frecuentado, y consigue un guapo chico que se tenta con lo que ofrece y que le acompaña. Sobre una plancha, deja que ese tío lo tome. Se sentía tan bien cuando lo llenaba una pieza anónima que nada significaba para él más allá del apasionado encuentro, del calor del momento, que toda la tensión de la semana se esfumaba dejándole listo para retomar con ánimos el trabajo, los amigos y su vida diaria. Rutina muy suya que le funcionaba.

martes, 9 de octubre de 2018

LADRON DE AMOR




¿La pesadilla de un hombre? Cuando entraste y aquel enmascarado te retuvo contra tu voluntad, atándote, temiste toda clase de abusos sexuales, pero no… Ese sujeto debía ser un enemigo terrible, porque esperaba que llegara tu compañero de piso, tu inocente ex cuñado, el chico al que tu hermana botó y que al quedar tan mal acogiste en tu casa, esperando un día llevarle a la cama y mostrarle el verdadero amor entre tus brazos. Y lo captura, y oyes que abusa, que lo forza, que toma su inocente cereza, esa con la que soñaste tanto. Pero lo peor, la tortura mayor para ti llega cuando comienzas a escuchar que el dulce chico lo goza, que se somete, que descubre que es tremendo sumiso. Uno que ahora le pertenece al hombre que lo ha marcado. Quien no es otro que el maldito marido de tu otra hermana, un sucio que siempre te ha odiado. Por eso vino, tomó y mancilló lo que tanto habías anhelado.

lunes, 8 de octubre de 2018

LECHE EN LOS BAÑOS



Una cosa que sorprende a los habituales a aquel sanitario en el sótano dos del Metro, no era la resistencia bucal de aquel carajo de cara desesperada, era el afán que ponía en llenarse la panza. Podía pasar horas en ese inmundo lugar, viendo entrar y salir tíos que lo miraban becerrear, como atónitos, sobándose un poco, y los más osados acercándose para darle una probada de su caliente semilla antes de volver con sus familias. Como fuera, ya se le conocía, que a esas horas se le podría encontrar, y si uno andaba muy cargado, y el muy ávido…

¿No sería increíble entrar y encontrarles en eso, acercándose y ver que el becerro es un conocido o amigo?

HAMBRE



La cosa había ocurrido accidentalmente en la última pachanga de la compañía, cuando bebieron hasta lejía y terminaron acostados en cualquier lado. No sabía qué pasó, tan sólo que despertó sobre una vieja colchoneta, ebrio y caliente, desnudo y tieso, con su mejor amigo al lado, con la cabeza sobre su panza, como si fuera una almohada, roncando entre labios abiertos muy cerca de su barra, bañándola de aliento. Como se dijo, medio borracho y caliente, con ese peso en su estómago, contrajo la cintura acercando la punta de su chupeta a esos labios, los cuales se agitaron inmediatamente, como los de un bebecito lactante. Por lo que la metió toda y este, ojos cerrados, como si aún durmiera, de ella se alimentó hasta el final, tragándose ávido cada gota. “Abre los ojos”, le dijo burlón, sus miradas encontrándose; “quiero otra, que uses las manos y mires lo que haces”.

Ahora, después del almuerzo, se perdían un rato para atender sus asuntos de machos, algo que les divertía y aligeraba un tanto el pesado día; era un secreto de ambos, que sus novias y todos los demás ignoraban, excepto ese cabrón que llegó y, bien pasado  como era, se sirvió.

lunes, 24 de septiembre de 2018

CUARTO DE HOTEL




Es un lugar apartado, en el desvío fuera del pueblo, existe este lugar discreto. Uno secreto donde pueden atenderse urgentes asuntos carnales. Uno donde los tipos se reúnen para dejar salir por un rato el insaciable animal sexual que llevan por dentro, sin tiempo para convencer chicas, enamorándolas, deseando tan sólo sexo. Un deseo tan poderoso que necesitan de otros como ellos para que aguanten y soporten el castigo erótico que están por infringirles, haciéndoles gritar y delirar de gozo mientras ellos mismos se pierden entre rudas caricias de manos grandes, sombras de barbas, olor de machos y mucha leche caliente. Un lugar donde abres una puerta y ya encuentras una pareja dedicada a lo suyo, que les invita a compartir. Después de todo no es amor, no estrictamente hablando, es desahogarse y volver más serenos a sus hogares. A veces sonriendo ensimismados, no contestando cuando les preguntan ¿qué tienes?, recordando a un tío particularmente hambriento que les dejó satisfecho y seco.

domingo, 23 de septiembre de 2018

JUEGOS



Pasa. Hay una tarde de cervezas en casa de uno de los panas viendo un juego y se ponen traviesos. Al menos los más íntimos de ellos, los que llevan más tiempo de amigos, esos a los que los otros dos miran asombrados, mamando. Estos dos, desconociendo qué tanto juegan entre ellos, se alarman con las lenguas en los traseros, queriendo escapar de esa cama, hasta que les ofrecen otras cavidades y apretados agujeros. Lo que resulta desconcertantemente perfecto para terminar una aburrida tarde de domingo, empleándola con los, aparentemente, insaciables muchachos.

lunes, 10 de septiembre de 2018

CURSO NATURAL



Era vergonzoso, se dice el joven negro sureño cuando oye al sujeto blando decirle que sabe lo que quiere, servirle. “Cosa natural, ya que tres generaciones atrás estarías aliviando a mi bisabuelo en un establo antes de regresar a recoger algodón todo chorreante”. Le irritaba lo caliente que lo ponía escucharle, lo mucho que se le abría cuando metía el juguete. El otro sonríe leve, alimentar y adiestrar a esos chicos negros era una tarea que no se podía abandonar, ¿qué se harían sin ellos para indicarles cómo comportarse?, y teniéndolos lleno, ¿quién les enseñaría el cómo moverlos para dar buenas apretadas y chupadas hasta dejarlos secos?