Páginas vistas en total

jueves, 3 de enero de 2019

REVISADA A FONDO



Oh Dios, ¿cómo no pensó que pudieran revisar su equipaje?, ¿que un guardia joven, fornido y sexy con pinta de ex marine iba a examinar sus cosas encontrando el consolador que tanto alivio le brindaba? Porque seguro que imaginaría que era suyo; si, ya lo sabía por la mirada que le lanzó. ¿Acaso por esos sus manos le cataron así, lenta y firmemente, haciéndole consciente de su masculinidad? ¡Mierda, el butt plug! En la prisa por salir esa mañana se lo había dejado y… Joder, lo notó al pasar las manos, ahora quiere revisarle más y… Ohhh, ¡se lo estaba sacando y metiendo! Pero qué abusador, ¿acaso creía que podía tratarle como a un pedazo de carne tan sólo porque…? Hummm, le lengua, ¡usó la lengua! Estaba perdido, él otro sabía que se le mojó, que le gustaba que le hiciera eso, que estaba pidiéndolo: ser machucado por un carajo. No puede hablar, tan sólo gemir y bailarlo hambriento de macho; sabe que su cara resplandece, que su aliento se agita, que su mirada es oscura y anhelante. Pronto estaría tomándole, usándole duro, tenía carita de que lo hacía rudo, rápido y a fondo, y con sólo imaginarlo sabe que le gotea y le pulsa entre las nalgas. Bien, parecía que llegaría a la casa, con la familia de su novia (la misma que no conocía todos sus secretitos), chorreando esencia de hombre bajo sus ropas. Y la idea le pone tan cachondo que, humilde, le pide que nuevamente lo revise.

lunes, 17 de diciembre de 2018

SIN COMPLICACIONES



El cuento de admirar el trabajo que hace en el gym no falla, a todo chico sexy y guapo le encanta que otros le miren con adoración. Eso les halaga y emociona, y si se les nota mucho, ¿por qué no prestarles una mano o una boca? Sin problemas. Cosas de tíos jóvenes y sanos.

domingo, 2 de diciembre de 2018

NO FALLA



Cuando usa uno de sus hilos dentales sobre su recio cuerpo, en los vestuarios del gym, sabe que los tíos indefinidos, los que se ocultan aún de ellos mismos, no pueden apartar la vista de la pequeña pero llena maleta por dónde sacan la envergadura del pasajero. Eso era llevarla, acercarse a uno de ellos, de cara roja y ojos lastimosamente anhelantes para que pronto se le estuviera metiendo por el alma, con todo, mientras le preguntaba, como parte del ritual de apareamiento y de nacimiento de nuevos chicos, si le gustaba sentirlo en su dulce vagina, que se notaba que nació para eso por la forma en la que apretaba. Eran palabras y juegos de dominio y control en el sexo, algo que todo hombre ama, como demostraba que siempre llegaba otro y otro para recibir su parte de lo que se repartía sobre esa banca, también.

DESESPERACION



-Mira cómo te espero en mi cuarto ahora que Marta salió. –jadea mirando a la cámara, comunicándose con ese compadre ocioso que una tarde de borracheras le llevó a ciertos juegos.- Lo tengo tan caliente y mojado que no lo soporto, por favor, ven. Desde que usaste la lengua para probar dónde te metías hasta el fondo no puedo pensar en otra cosa que no sea en ella y lo que luego llega. –lo baila, invitador.- Me lo afeité para ti, para que lo encuentres lisito y, como dijiste, jugosito y sabrosito. ¿No quieres usar tus dedos, hacerme gemir, verme estremecer, oírme chillar que dejes de jugar y me llenes? Vamos, vamos, compadre, que ya no aguanto…

jueves, 29 de noviembre de 2018

SEDANTE NATURAL



¿Qué como sus mejores amigos terminaron así, famélicos, desesperadamente hambriento y agradecidos de cada gota? No está seguro, ni le importa. Ahora sabe que ha comenzado para él el tiempo del ordeño; cuando los chicos como ellos salen a buscar, una y otra vez, el grifo que ahora saben surte esa bebida caliente y fresca. Y sonríe orgulloso, porque lo notó, desde horas antes, que sus panas parecían alterados, molestos, ahora se veían satisfechos. Relajados. Está seguro que si, antes de irse a la cama, probaran una nueva dosis dormirían como bebitos contentos. Después de todo, durante siglos se han conocido los beneficios de la leche caliente para calmar una mente turbada a la hora de ir a la cama. Por suerte para ellos, tiene bastante.

domingo, 25 de noviembre de 2018

APRENDIENDO



¿Han escuchado de esos jóvenes a quienes sus padres dejan una noche encerrado para que agarren miedo y se comporten? A este chico se lo hicieron, y como ese largo fin de semana le tocaba la guardia al molesto sargento Sadiac, la lección fue completa y total. Usado y abusado, totalmente asustado, el joven, sin embargo, descubre entre los gritos e insultos cuál es su lugar. Penetrado por variados objetos casi puede decir en qué momento nació de nuevo, mirado por esos tíos que sonreían como sabiendo lo que le pasa y les divirtiera su mariconeidad recién descubierta. Posiblemente el mérito fuera de Sadiac, quien le hizo saber que en el sexo siempre debía estar pendiente de los deseos del hombre real, que sus pequeños, ávidos y viciosos agujeros estaban ahí para ser llenados cuando se deseara, de la manera que fuera. Cuando finalizara el largo fin de semana (el lunes sería feriado), y que apenas iniciaba ese viernes por la noche en ese apartado rincón, el chico comprendería y aceptaría gustoso que su placer venía de complacer a los machos con lo que este sujeto, despectivamente, llamaba su apretado y mojado coño.

Claro, era una pena, el fin de semana en algún momento terminaría… A menos que cometiera algún otro pecadillo que retrasara su salida. Y no pocos chicos los cometían para seguir sirviendo a los rudos presos necesitados de afectos.

PASAPALOS



¿No es horrible que en una salida de fiesta con los amigos terminen todos regresando a tu casa cuando no tienes nada que ofrecerles, ni de comer o beber? Por suerte se puede improvisar, y si estos son los suficientemente golosos, y estemos claros, estos carajos lo son, lo sabes, tomarán lo que sea. Y de un bocado. Siempre y cuando esté fresco, claro.

Las películas viejas, o clásicas, tienen su encanto.